1 𝘈𝘤𝘵𝘪𝘵𝘶𝘥
✓Antes que nada, el primer paso para transformar tu estilo de vida es cambiar el punto de vista sobre las cosas. No basta sólo con ponerse a ordenar y deshacerse de objetos . De ahora en más, pensá antes de adquirir un producto. ¿Realmente es necesario, te sirve, te va a hacer más feliz? ¿O lo vas a comprar por impulso, por alguna publicidad que hayas visto o porque la gente está hablando de eso? Vas a ver cómo con este simple cambio de actitud podés reducir los objetos de tu casa.

2• 𝘓𝘪𝘮𝘱𝘪𝘦𝘻𝘢
✓No sirve reacomodar los ambientes para liberar espacio si tenés todos los muebles o el armario repletos de cosas: es hora de hacer una limpieza profunda. Desprendete de todo aquello que no utilices y que tengas “por las dudas”. Si hace tiempo que no lo usás, ¿qué te hace pensar que vas a cambiar de opinión? Aprovechá y liberá espacio. Pero eso no necesariamente significa tirar todo a la basura: también podés reutilizar y reciclar. Podés donar esa ropa que ya no usás, darle los apuntes de viejas materias que ya rendiste a alguien que pueda trabajar con el papel, o regalar esos adornos viejos que tenías guardados porque “te daba pena tirarlos”

3• 𝘖𝘳𝘥𝘦n
✓Luego de cumplir con los dos puntos anteriores, llegó el momento de reacomodar tus muebles. Vivas en un espacio pequeño o grande ,  es necesario que los coloques de la manera que quede mayor espacio despejado. Para lograr esto, lo ideal es tener sólo los muebles necesarios!